En Facebook

Dieta alimenticia en la lactancia

Escrito por Alek. Posteado en Dieta

Dieta alimenticia en la lactancia

Muchas mamás se preguntan que es lo que significa la lactancia materna en su dieta. Probablemente no es necesario hacer cambios importantes en lo que come o bebe mientras se está amamantando, aunque hay algunas consideraciones importantes que se deben tener en cuenta:

Coma una dieta bien equilibrada para la salud

Una de las maravillas de la leche materna es que puede satisfacer las necesidades nutricionales de su bebé, incluso cuando no está comiendo perfectamente. (Sin embargo, si usted come una dieta que es demasiado baja en calorías o que se basa en un grupo de alimentos en la exclusión de los demás, esto podría afectar a la calidad y cantidad de su leche.)

La lactancia materna es un Solucionador de Problemas.

Encontrar soluciones a una variedad de la lactancia materna desafíos, incluyendo dolor en los pezones, baja producción de leche, y mucho más.

El hecho de que su bebé no se vea perjudicado por ocasionales lapsos de su dieta, no significa que no vaya a sufrir, sin embargo. Cuando usted no recibe los nutrientes que necesita de su dieta, su cuerpo va a recurrir a sus reservas, que eventualmente pueden llegar a reducirse. Además, necesita fuerza y resistencia para cumplir con las exigencias físicas de cuidar a un bebé recién nacido.

Muchas mamás sienten hambre adicional mientras están lactando, lo cual tiene sentido su cuerpo está trabajando día y noche para hacer la leche materna para su bebé. Comer comidas pequeñas con refrigerios saludables entre comidas (de la misma forma en que pudo haber hecho durante el embarazo) es una buena manera de mantener a raya el hambre y su alto nivel de energía.

No contar las calorías.

No existe algo como unitalla para todos en respuesta a la cantidad de calorías que necesita consumir una madre que amamanta. Como norma general, la mayoría de las mujeres y madres en período de lactancia necesitaran de 200 a 500 calorías más que las que no son madres lo que significaría un mínimo de 2.000 a 2.700 calorías por día.

En vez de contar calorías, siga el hambre como una guía para la cantidad de alimentos que necesita para comer.

La cantidad exacta dependerá de una serie de factores individuales, tales como su peso, la cantidad de ejercicio que hace, cómo funciona el metabolismo, y lo mucho que usted este amamantando.

Busque que la pérdida de peso sea lenta y constante.

Si bien algunas mamás encuentran que su peso apenas parece a bajar mientras están amamantando, otras no pierden mucho peso. Todo depende de su cuerpo, su selección de alimentos, su nivel de actividad y el metabolismo.

El mejor plan: Pierda el peso ganado durante el embarazo de forma gradual. Tome en consideración diez meses a un año para volver a su peso antes del embarazo.

Y ni siquiera piense en tratar de bajar de peso haciendo dieta hasta dos meses después de que nazca su bebé. Una dieta baja en calorías en el primer par de meses puede acabar con su energía y dañar la producción de su leche.

La mayoría de las mujeres pueden perder 500 gramos por semana, mediante la combinación de una dieta saludable con ejercicio moderado. Bajar de peso con mayor rapidez que esto puede suponer un peligro para su bebé porque la pérdida de peso rápida libera toxinas que normalmente se almacenan en la grasa de su cuerpo en el torrente sanguíneo y por lo tanto en la leche materna.

Una caída repentina, en su ingesta de calorías puede afectar su producción de leche. ¡Por lo que no debe hacer ninguna dieta de un día para bajar de peso rápido! Si usted está perdiendo más de 500 gramos por semana después de las primeras seis semanas, usted necesita tomar más calorías.

Además de las calorías extra, incluya proteínas extra para la producción de leche, más alimentos ricos en calcio y vitaminas, y más líquido que con su dieta normal.

Aquí hay algunas pautas sencillas:

  • Siga tomando sus vitaminas prenatales (a menos que su médico le indique lo contrario).
  • Coma variado, una dieta equilibrada y de buena calidad.
  • Preste atención especial a los líquidos, beber lo suficiente para saciar su sed. Muchas mamás beben un vaso de leche o agua durante la lactancia.
  • Evite los alimentos chatarra y calorías vacías.

Alimentos y medicamentos que deben evitarse:

Cada madre que amamanta se pregunta si hay algo que comió que pueda causar nerviosismo, gases, diarrea o una erupción en su bebé. Mientras que usted puede comer la mayoría de los alimentos sin ningún problema, algunos alimentos pueden causar dificultades.

La leche de vaca en la dieta de la madre puede causar síntomas de cólicos en algunos bebés. Si esto es un problema para su bebé, el moverá las piernas hacia arriba contra su cuerpo y gritara por el dolor del gas después de comer. Puede eliminar la leche de su dieta durante cuatro a siete días para ver si los síntomas desaparecen. A medida que su bebé crece, puede reintroducir la leche en su dieta porque los bebés suelen superar esta reacción a la leche. Si se eliminan los productos lácteos de su dieta, usted necesitara hablar con su médico para solicitar un suplemento de calcio.

Otros alimentos que pueden causar problemas para los bebés alimentados con leche materna son los que contienen aditivos y colorantes, o ciertos alimentos que producen gases (como el brócoli, la col y los frijoles), huevos, nueces, tomates, los mariscos, el chocolate, el maíz, las fresas, cítricos, cebolla, ajo, y algunas especias. Para determinar si un alimento en particular es molesto para su bebé, debe eliminar ese solo alimento de su dieta y ver si los síntomas desaparecen.

Si usted consume algún alimento en grandes cantidades, puede causarle problemas a su bebé alimentado con leche materna. Un medio galón de jugo de manzana o jugo de naranja, o muy grandes cantidades de fruta, un frasco entero de cacahuetes, o cualquier otro alimento que se consuma en cantidades inusualmente grandes pueden hacer que su bebé tenga diarrea o gases.

En el pasado, a las madres que amamantaban se les animaba a tomar cerveza para ayudar a la producción de leche. Ahora sabemos que la cerveza no aumenta la producción de leche. También sabemos que la cerveza y otras bebidas alcohólicas fácilmente aparecen en la leche materna en aproximadamente la misma concentración que su nivel de alcohol en la sangre. Dado que ningún nivel de alcohol es seguro se ha establecido que para el bebé alimentado con leche materna, es conveniente limitar estrictamente el consumo de alcohol o no beber en absoluto. Además, el alcohol puede inhibir el descenso (la liberación de la leche de los sacos de la producción de leche en los pechos de los conductos de leche), por lo que el bebé no obtiene la leche que necesita.

El tabaquismo y la lactancia no son compatibles. Fumar cigarrillos en exceso puede reducir la producción de leche, aumentar la incidencia de náuseas, síntomas de cólico, y diarrea en el bebé, ademas de disminuir el contenido de vitamina C en la leche. Fumar cerca del bebé aumenta su riesgo de muchas enfermedades respiratorias, como neumonía, bronquitis y asma. Al igual que en el embarazo, el mejor consejo es dejar de fumar.

La cafeína se excreta en la leche materna y puede causar que su bebé tenga un trastorno estomacal y estar irritable. Si usted sospecha que la cafeína afecta a su bebé, elimine el café, té, refrescos de cola, chocolate y otros productos que contienen cafeína de su dieta (o cambiar a productos descafeinados) para ver si los síntomas desaparecen.

No tome suplementos de vitamina u otras hierbas o las vitaminas prenatales sin consultar a su médico o su nutriólogo con registro ante salubridad y asistencia.

Casi todas las drogas o medicamentos se abren paso hacia la leche materna. Algunos medicamentos parecen no tener efectos nocivos en el bebé, mientras que otros no son ciertamente seguros. Hable con su pediatra de su hijo antes de tomar cualquier medicamento prescrito o sin receta médica, asegúrese de que el medicamento no presenta problemas para su bebé.

Si usted necesita tomar algún medicamento, en particular regularmente, hable con su médico. Puede ser que tenga que dejar de amamantar hasta que todas los medicamentos sean eliminados de su sistema.

Hay algunos casos en que una madre no podrá amamantar. Las fórmulas modernas han recorrido un largo camino hacia la reproducción de los beneficios de la leche materna. Revise como dar biberón a su bebe.

"Trackback" Enlace desde tu web.