En Facebook

Engaña a tu estómago para perder peso

Escrito por Alek. Posteado en De expertos

Según un estudio reciente publicado en el “Journal of Chiropractic Medicine” la ruta más eficaz para la pérdida de peso saludable, así como la disminución del colesterol y el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes y algunos tipos de cáncer, puede requerir hacer un poco de engaño gástrico.

Mujer que sostiene una comida saludable

O dicho con otras palabras, engañar a su estómago.

El estudio, realizado por el New York Chiropractic College, al combinar una dieta compuesta de alimentos de baja densidad energética y un régimen de suplementos dirigido por más de 21 días. Mostraron resultados una pérdida de peso significativa y la reducción de los niveles de colesterol y de presión arterial.

Mujer comiendo alimentos saludables ensalada

La comida baja en energía y baja densidad es la que mantiene una alta proporción con el radio de volumen físico contra las calorías. Ejemplos de estos alimentos que son ricos en nutrientes son los vegetales de hoja verde y vegetales crucíferos como la col y el brócoli, los granos complejos como el mijo y la quinoa y legumbres ricas en proteínas como las almendras y las semillas de lino o semillas de linaza.

El consumo de estos alimentos de baja densidad, especialmente aquellos que son altos en fibra hace que uno se sienta lleno como si comiera productos de alta densidad, como los productos lácteos, las carnes y los alimentos grasosos procesados, pero con mucho menos calorías.

El resultado es la pérdida de peso significativa, en este caso una cesión promedio logra que se pierdan unos 4 kilos en tres semanas. Una dieta rica en fibra también se asocia con una serie de beneficios adicionales para la salud, como reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad o LDL (por sus siglas en inglés Low density lipoproteins) y los niveles de azúcar en la sangre, logrando una disminución de la incidencia de enfermedades como el cáncer de colon, y, por supuesto, la salud intestinal y la regularidad para evacuar.

La pieza que está a menudo ausente para muchas personas que buscan mejorar su salud es simple conciencia nutricional, según el investigador principal Dr. María Balliet. Teniendo en cuenta que las tasas de obesidad han aumentado más del doble para las mujeres y para los hombres efectivamente se ha triplicado desde la década de 1970, y creanme ella tiene razón.

“Muchas personas no están familiarizadas con estas opciones vegetarianas sanas y frescas”, dice Balliet de NYCC. “Aprender a cocinar estas cosas y comer de esta manera, e incluir suplementos, hace una gran diferencia.”

Es fácil ver cómo un país puede perder su camino teniendo como dieta comer alimentos ricos en energía: porque son más baratos. Un estudio realizado por la Academia de Artes y Oficios de Francia determinó en 2004 que las dietas de bajo contenido energético son más caras que las de altas en grasa y bajas en contenido de fibra y agua, es decir, granos refinados y dulces. Por supuesto, cuando usted pone estos costos junto a gastos médicos generados por nuestra epidemia de obesidad, este punto es discutible.

Para el estudio NYCC, los investigadores seleccionaron a 36 mujeres y 13 hombres participantes de la facultad de la escuela, del personal, los estudiantes y la comunidad. La investigación sobre vegetarianismo, vegetarianos y dietas mediterráneas revela un vínculo entre los alimentos de baja densidad energética, como frutas, verduras y granos integrales con la salud general y el mantenimiento de un peso saludable, por lo que a los sujetos se les proporcionó en su mayoría comidas vegetarianas preparadas tres veces al día para proporcionar entre 1.200 y 1.400 calorías diarias para las mujeres y 1.600 y 1.800 calorías diarias para los hombres.

A continuación, citando evidencia que sugiere una relación entre la ecología microbiana del tracto digestivo (las bacterias que viven en los intestinos, por ejemplo) y la obesidad, a los sujetos se les dio suplementos formulados para eliminar toxinas, regular la acidez, y restaurar el entorno natural de el tracto digestivo antes de cada comida. Los suplementos cambiaron para cada etapa del programa de 21 días.

Hombre que sostiene sus pantalones

Además de la pérdida de peso promedio de los sujetos de 4 kilos, en 21 días, la presión arterial se redujo de un promedio de 116/76 a 112/72, el índice de masa corporal (IMC) fue recortado en un promedio de 1.4, la circunferencia de la cintura se redujo en pulgada y media, y el colesterol en total se redujo un promedio de 30 puntos. En los hombres, se encontró que la testosterona aumenta.

Se espera que las conclusiones del estudio NYCC para ayudar a profesionales de la salud abordan cuestiones de tiempo, el conocimiento, y el coste relativo a la promoción de la alimentación saludable. Sin embargo, los resultados del estudio no fueron sin algunos inconvenientes.

Aunque la masa grasa disminuyó en más de cinco libras, también se registró un promedio de una libra de pérdida de masa muscular, lo que subraya la importancia de la cantidad adecuada de proteínas en una dieta saludable.

Otros efectos secundarios incluyen dolores de cabeza y fatiga típicamente asociados con la abstinencia de cafeína y la dieta baja en calorías. El ejercicio intenso no está permitido en el programa, pero se les permitió hasta 20 minutos de actividades de bajo impacto, como caminar, yoga o tai chi.

Tampoco hubo grupo de control científico, a menos que se comparan los resultados de nuestra cultura sedentaria de los amantes de la comida rápida (fast Food). Sin embargo, sin él, no está claro qué parte de los beneficios de salud experimentados por los participantes puede ser atribuido a la dieta y la cantidad de suplementación. Balliet cree que ambos componentes son vitales.

“Todo el programa fue efectivo. Todo el mundo lo ha estado haciendo desde que tomaron todos sus suplementos y se comen la comida hasta obtener tan buenos resultados minimo como en el estudio. Y en algunos mejor.”

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.